26 de marzo de 2009

Desengasado... y una extraña aparición.



Despues de retirar el grueso del sedimento hemos procedido a desengasar la cara labial de la mandíbula, con el fin de darle los últimos retoques. Para ello hemos utilizado simplemente acetona, aplicándola directamente sobre la gasa con ayuda de un pincel grueso. La retirada de la gasa ha resultado sencilla, ya que únicamente aplicamos una capa, empleando un consolidante poco concentrado.









Una de las sorpresas más grandes que nos ha deparado esta mandíbula ha sido la aparición en su cara lingual de unas pequeñas concreciones, aparentemente carbonáticas, y que estábamos
dispuestos a eliminar de no ser por la observación que nos hizo Nieves López: "Podría tratarse de actividad bacteriana en condiciones de anoxia". Estas concreciones suponen un sorprendente dato tafonómico, que podría darnos información acerca de las condiciones y posición de la mandíbula durante la fosildiagénesis. Hay que destacar que este tipo de concreciones es la primera vez que se observan sobre los fósiles de T3 en Somosaguas.

1 comentario:

  1. Efectivamente, esos nódulos en forma de coliflor observados "in situ" por Geosfera en la mandíbula del rinoceronte del nivel T3 de Somosaguas son relativamente nuevos porque hasta ahora sólo los habíamos observado "ex situ", como "chips" de carbonato, transportados en el nivel fosilífero de T1. Su forma es sugestiva de acción bacteriana, pero no de anoxia (la formación de carbonato requiere oxígeno), aunque probablemente han requerido algún tipo de protección porque se encuentran sólo en la cara inferior del fósil, la que estaba en contacto con el sedimento. Habrá que ver otros casos similares en el registro fósil y en la petrología de caliches, para poder interpretarlo. ¡Muy interesante!

    ResponderEliminar