25 de septiembre de 2010

Vertebrados fósiles. Mioceno Medio (parte 2)

Mioceno Medio Aragoniense superior (13,8-11,1 Millones de años)

Las faunas del Aragoniense Superior de vertebrados fósiles de la cuenca de Madrid se distribuyen en dos de las unidades estratigráficas locales definidas por Daams et al. (1999) en la vecina cuenca de Calatayud-Daroca: biozonas F y G.

Biozona F

Las faunas de esta unidad mantienen una composición faunística similar a la de la biozona E, siendo su cambio bioestrafigráfico más característico la sustitución de dos de los micromamíferos más persistentes de la fauna aragoniense de Madrid: el lagomorfo Lagopsis penai es sustituido por Lagopsis verus y el hámster Megacricetodon collongensis por las especies M. rafaeli y M. gersii. En cuanto a la macrofauna destaca la sustitución del suido bunodonto Bunolistriodon lockharti, por la forma lofodonta Listriodon splendens.

Esta biozona está representada por cuatro yacimientos, tres de ellos han aportado abundantes restos, Paracuellos 5, Henares 1 y Alhambra, lo que ha permitido caracterizarla con bastante precisión. Los yacimientos de Paracuellos 5, situado en el Cerro de la Masilla en la localidad de Paracuellos del Jarama, y Henares 1, en los alrededores de Santos de la Humosa, fueron descubiertos durante las prospecciones realizadas en los años 80 por ENUSA en la búsqueda de minerales radiactivos. El tercer yacimiento y el más abundante de la biozona F es el de Alhambra-Túneles, situado en la calle Alhambra de Madrid, que ha aportado 20 especies de mamíferos identificadas hasta ahora (Soria et al., 2000).

Los materiales en los que se han encontrado estos yacimientos se encuentran en facies distales de abanicos aluviales de la Unidad Intermedia (Soria et al., 2000), por debajo de la ruptura interna de esta Unidad. Desde un punto paleoambiental no se detectan grandes cambios con respecto a la biozona E, ya que se mantienen la composición y las proporciones de abundancia en los rumiantes (Soria et al., 2000). Yacimientos clásicos de esta Biozona en Madrid son: Alambra-Túneles, Paracuellos 5, Henares 1 y Almodóvar 2

Biozona G

La fauna de esta unidad presenta diferencias bioestratigráficas bien definidas con respecto a la biozona anterior, con extinciones y apariciones de especies nuevas como el rinoceronte Alicornops simorrense, el ciervo Euprox furcati y el perisodáctilo Chalichotherium grande, y las sustituciones de Heteroprox moralesi y Tethytragus sp. por Heteroprox larteti y Tethytragus langai. La fauna de micromamíferos no experimenta grandes cambios, únicamente la sustitución de las dos especies de Megacricetodon de la biozona F por M. crusafonti. Es destacable la considerable reducción en la abundancia de restos de Anchitherium, que había llegado a formar el 50 % de las faunas de la biozona E. Los yacimientos de esta biozona son Paracuellos 3, en el Cerro de los Guardias situado en la localidad de Paracuellos del Jarama y el de Moraleja de Enmedio, en la localidad del mismo nombre. Paracuellos 3 fue dado a conocer en 1973 por Crusafont y Golpe y es el yacimiento de la cuenca de Madrid con mayor diversidad de mamíferos ya que ha aportado 23 especies, lo que supone un registro bastante aceptable para esa biozona (Soria et al., 2000).

Ambos yacimientos se encuentran asociados a facies de arenas gruesas, lo que les sitúa en la parte media de los abanicos aluviales de la Unidad Intermedia (Soria et al., 2000), en la secuencia superior por encima de la ruptura interna de esta Unidad (Alonso Zarza et al., 2004). La reconstrucción paleoambiental para esta biozona se ha centrado en el yacimiento de Paracuellos 3 por la buena representatividad que ofrece su paleobiocenosis. En este yacimiento las dos especies más abundantes son Alicornops simorrensis, rinoceronte de patas cortas al que se le atribuye un hábitat de praderas húmedas arboladas, y Tethytragus langai, más tolerante a medios secos. Ambos definen un paisaje de predera húmeda con vegetación arbórea, que según Soria et al., (2000) podría diferir de la biozona F por una tasa mayor de humedad, que es compatible con la progradación en esta biozona de las facies terrígenas gruesas hacia el centro de la cuenca.
Los yacimientos madrileños para este periodo son: Parcuellos 2, Paracuellos 3 Y Moraleja de Enmedio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada