21 de octubre de 2010

Darwin y el origen de las especies

Charles Darwin nació en Shrewbury, en 1908. Su madre murió cuando Charles era un niño de 8 años. Su padre, afamado médico, vivía consternado ante el bajo rendimiento académico de su hijo y su afición por perseguir animales. A Darwin le apasionaba la historia natural, pero empezó medicina para satisfacer a su padre. La imposibilidad de soportar el sufrimiento ajeno le hizo desistir. Posteriormente lo intentó con el derecho, pero le parecía terriblemente aburrido, y finalmente se graduó en teología. De todas formas su pasión por la Biología le dio cierta reputación como investigador de la naturaleza. También le interesó la Geología, que en aquel momento era una ciencia emergente.

Así, cuando solo tenía 22 años, le llegó una carta que cambió su vida para siempre. En ella, era invitado a una travesía, de dos años, en el buque de investigación naval Beagle, capitaneado por un joven excéntrico de 23 años, Robert Fitz Roy. Entre sus rarezas, se cuenta que eligió a Darwin en parte por la forma de su nariz, era incapaz de relacionarse con personas de rango inferior al suyo, y aunque su misión oficial era la de cartografiar aguas costeras, estaba obsesionado por encontrar pruebas para una interpretación literal bíblica de la creación. No es de extrañar que considerara a Darwin, dada su formación religiosa, un buen compañero de viaje para sus fines. Sin embargo, las ideas de ambos personajes a menudo eran encontradas. El capitán era irascible, furioso, resentido y depresivo, y aunque Darwin compartió camarote con él durante el viaje siempre le consideró una persona incomprensible.

El barco zarpó el 27 de Septiembre de 1831 rumbo a Sudamérica, y los dos años de viaje se conviertieron en cinco. Desde Sudamérica continuaron por el Pacífico hasta Nueva Zelanda, Australia y sur de África, para finalmente regresar a Inglaterra, de donde Darwin no volvió a salir. Durante el viaje Darwin halló los huesos del Megatherium más completo hasta entonces, describió una nueva especie de Delfín, sobrevivió a un intenso terremoto en Chile, hizo importantes observaciones geológicas en los Andes y en atolones coralinos, de los que dedujo la necesidad de millones de años para formarse, y se dio cuenta de como los picos de los pinzones estaban adaptados para aprovechar los recursos que brindaba cada isla del archipiélago de las Galápagos.

Todas las notas y especímenes que tomó durante el viaje le sirvieron para mantenerse ocupado muchos años, y acumular fama. Pero además, Darwin fue un trabajador incansable, realizó innumerables cruces entre plantas, estudio percebes y lombrices, palomas, insectos... Todos sus trabajos quedaron plasmados en numeroso libros, pero el que más fama y polémica suscitó fue "El origen de las especies mediante la selección natural o la supervivencia de las razas favorecidas en la lucha por la vida". En este libro sostenía que los organismos actuales procedían de formas anteriores, más primitivas. Mediante un proceso de descendencia con modificación algunos organismos encontraban alguna ventaja competitiva respecto al resto, lo que les permitía aprovechar mejor los recursos disponibles y aumentar su descendencia, y por lo tanto transmitir sus características que serían seleccionadas de forma natural. Se puede resumir su teoría en dos conceptos clave, descendencia con modificación y selección natural (cabe destacar que Darwin no utilizó el término evolución hasta la sexta edición de su libro, momento en la que dicho término ya estaba generalizado).

Entre las teorías que influenciaron decisivamente a Darwin se encuentran las de su amigo Charles Lyell, que consideraba que la geografía actual era el resultado de una evolución inmensamente larga y lenta, en contra de las ideas de la época, que concedían a la Tierra una edad de tan solo 6.000 años. También las ideas de Thomas Malthus, quien opinaba que el crecimiento de la población era mayor que la producción de alimentos, por lo que no todos los organismos pueden sobrevivir, y un gran numero debe perecer en su lucha por los recursos. Otros datos, como la complejidad creciente del registro fósil, las sucesiones de especies dentro de un género, las formas de transición entre grandes grupos y la producción y selección artificial de híbridos por los criadores de animales domésticos, fueron utilizadas por Darwin para apoyar su teoría.

Pero Darwin no publicó sus ideas de inmediato, guardo sus apuntes durante más de 15 años, y quien sabe si no hubiese sido para siempre de no aparecer Alfred Russel Walace.  Wallace era un joven naturalista que mantenía correspondencia con el propio Darwin, en una de sus cartas le comentaba como había llegado, en un momento de inspiración e intuición, a una teoría increíblemente parecida a la que Darwin había desarrollado durante los últimos 20 años. La situación fue complicada para Darwin, ya que no quería adelantarse a su lejano admirador, pero tampoco perder su trabajo. La solución la aportaron dos de sus mejores amigos, Charles Lyell y Joseph Hooker, quienes propusieron presentar un resumen conjunto de las ideas de Darwin y Wallace. El 1 de Julio de 1858 se presentó la teoría ambos autores, en la reunión de la Sociedad Linneana. La presentación fue una más de las 7 que aquel día se realizaron, y no despertó especial atención ni polémica.

A continuación Darwin trabajo en ampliar el manuscrito que finalmente se publicó en una tirada de 1.250 ejemplares que tuvieron un gran éxito de ventas, pero no de críticas. La iglesia protesto efusivamente, Darwin alejaba a Dios del acto de la creación, y la ciencia británica se dividió en dos. Se le achacaba que su teoría necesitaba más tiempo del que en aquel momento se le consideraba a la Tierra, y el registro fósil tampoco parecía colaborar con sus ideas, pero el principal problema es que no tenía un mecanismo para explicar precisamente como se originaban las especies. Según su teoría podía explicarse que las especies se hicieran más fuertes, o rápidas, pero no que originara una especie nueva.  Los críticos sostenía que los rasgos obtenidos por selección natural acabarían diluyéndose en generaciones posteriores debido a la mezcla con otros individuos no modificados. Para que la selección natural se produjera hacia falta un mecanismo desconocido, y la respuesta se situaba en el corazón de Europa, en los resultados de un monje llamado Gregor Mendell, pero esa es otra historia.

Darwin murió en 1882 y fue enterrado con todos los honores, como corresponde a uno de los científicos más grandes de la historia.

Referencias:

Charles Darwin. 1859.  El origen de las especies mediante la selección natural o la supervivencia de las razas favorecidas en la lucha por la vida.
Bill Bryson. 2003. Una breve historia de casi todo.
Joestin Gaarder. 1998. El mundo de Sofía.
Francisco Anguita Virella.1988.Origen e Historia de la Tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada