20 de diciembre de 2010

Paleontología y humoristas...

La semana pasada descubrimos (gracias a nuestros colegas del Paleozping), un artículo de un humorista (no daremos el nombre por aquello de la publicidad) en el que se despachaba a gusto con la ciencia oficial y particularmente con la paleontología, llegando a afirmar que creía más a la bruja Lola que a los paleontólogos. Las reacciones no se han hecho esperar y algunos colegas, a través de sus blogs, como el Vinosaurio o Pakozoico, le han dado réplica de forma contundente y  respetuosa.

Posteriormente, el humorista en su blog ha expuesto que sus comentarios están hechos en clave de humor, lo que creemos que es suficiente para dar por zanjada esta polémica. Pero también, a lo largo de su argumentación, deja muy claro el desconocimiento que tiene sobre el gremio de la paleontología. Considera su profesión como un gremio menor, pero no entiende que el nuestro también lo es, que muchos de nosotros tampoco tenemos el apoyo de instituciones, becas, o padrinos, y que hemos invertido nuestro tiempo libre en investigar, incluso que algunos de nosotros llevamos años luchando, desde cero, para conseguir que la paleontología y la geología sea una profesión que nos permita comer. La ciencia tampoco es una red o apoyo, es el entorno que nos marca la forma de trabajo. El método científico no es un ente protector, más bien todo lo contrario, una criba sin sentimientos que coge nuestros resultados y en ocasiones les da coherencia, pero en otras los tritura, más bien podría ser un sello de calidad. Suponemos que algo parecido pasa con el público para los humoristas.

Sinceramente, hacer reír es uno de los oficios más bonitos que podemos imaginar, y más en momentos como estos, en los que la situación de muchas personas es muy complicada, pero el humor también debe tener sus filtros de calidad, no darle a la gente lo que quiere oír, o aprovechar el desconocimiento general sobre algún tema, para hacer chistes fáciles que lo único que resaltan es la ignorancia. La ciencia por su parte, tal y como la entendemos nosotros, tiene un objetivo igual de encomiable, que es llegar a la verdad. La ciencia no es un dogma de fe, las conclusiones de hoy están expuestas a futuras revisiones y cambios, al contrario que la religión o la astrología. También queda patente a nuestro juicio, que una de las cuentas pendientes que tiene la ciencia, sigue siendo la divulgación, debemos crear una sociedad que entienda el significado y papel de la ciencia, y que por lo menos trate igual de bien a los científicos que a deportistas, cantantes, médicos o funcionarios.

Para finalizar queremos dejar un ejemplo que muestra como la unión entre humor y paleontología es posible, y que puede hacernos reír a todos. Es un dibujo que Mingote  publicó recientemente en el XL Semanal, y que hemos encontrado en el Vinosaurio.

3 comentarios:

  1. He encontrado hace un rato vuestro blog y me tiene enganchado!
    Las horas que son y aquí metido aún...

    Andrés.

    ResponderEliminar
  2. Nos alegra que lo encuentres interesante, seguiremos apostando fuerte por divulgar la geología y paleontología

    ResponderEliminar
  3. Nuevo comunicado de los autores de la descripción de Blasisaurus canudoi, sobre el artículo publicado en EL CORREO el 8 de Diciembre

    http://www.elcorreo.com/vizcaya/v/20101221/opinion/ciencia-frivolidad-20101221.html

    ResponderEliminar