30 de octubre de 2010

Dinosaurios. Tesoros del desierto de Gobi

Recientemente hemos visitado la exposición de Dinosaurios del Cretácico superior (100-65 millones de años) del desierto del Gobi, que permancerá visitable en el Museo Cosmocaixa hasta Enero de 2011. Se trata de una gran oportunidad para observar los maravillosos ejemplares que se han hallado en sucesivas campañas realizadas en Mongolia, y que han aportado una de las mayores colecciones de Dinosaurios del mundo. La exposición destaca por la presencia de esqueletos completos de dinosaurios, muchos de ellos originales, además de otros restos como tortugas o restos vegetales, todo ello acompañado de audiovisuales donde se pueden observar reconstrucciones de la apariencia y modo de vida de estos magníficos animales.

Ovirraptor
Entre los ejemplares que nos han llamado la atención se encuentra el Ovirraptor. Era un dinosaurio terópodo, al que originalmente se le achacó el hábito de robar huevos como indica su nombre, pero que actualmente ha sido demostrado que los huevos que merodeaba eran los suyos, y que su intención era protegerlos e incubarlos de igual modo que las aves actuales.
Gallimimus
Otro de los ejemplares pertenece al género Gallimimus, también terópodo y de constitución grácil con sus largas patas traseras, adaptación que le permitía aumentar la velocidad en carrera y escapar así de sus depredadores. Su aspecto, con su largo cuello, le asemeja a una avestruz.

Psittacosaurus
Protoceratops
Los Psittacosaurus tenían el tamaño de una gacela, eran herbívoros bípedos con un poderoso pico en la mandíbula superior. Se trata de ornitópodos ceratopsios muy tempranos, que comparten características con otros posteriores como los famosos Triceratops o los Protoceratops, del que también pudimos observar un expléndido ejemplar.Éste se caracteriza por no poseer cuernos, un rasgo primitivo que lo diferencia de géneros posteriores. Era herbívoro, del tamaño de una oveja y fue muy abundante. Poseía una gran gola en el cuello anclada en los fuertes músculos de las mandíbulas, que le serviría para protegerse, para impresionar a los miembros de su especie o ambas cosas.

Hadrosaurus juvenil
Este pequeño esqueleto pertenció a una cría de Hadrosaurus, ornitópodo bípedo, que se alimentaba de hojas que arrancaba con un pico similar al de los patos. Esta cría podría haber llegado a medir entre 7 y 10 metros de longitud en estado adulto.


Tarbosaurus
Finalmente, en lo alto de la pirámide trófica, nos encontraríamos con Tarbosaurus, terópodo que podía pesar más de 4 tonelada, muy parecido al Tyranosaurus americano, con diminutos miembros superiores con tan sólo dos dedos, y una mandíbula repleta de amenazadores dientes como cuchillos.

No debéis perderos esta oportunidad, la magia de contemplar a escasos metros, algo único e irrepetible!

27 de octubre de 2010

Indonesia vuelve a temblar

Volcán Merapi
Desgraciadamente la Tierra vuelve a mostrar su cara más destructiva en Indonesia, y por partida doble. Tanto los volcanes como los terremotos son manifestaciones directas de la energía interna de nuestro Planeta. El interior de la Tierra es como un motor que aún sigue teniendo combustible, procedente de su energía de formación y de la desintegración isotópica, y que se va liberando en forma de calor (gradiente geotérmico y volcanes) y de forma mecánica (terremotos), manifestándose de forma predominante en ciertas regiones donde coinciden las distintas placas en las que se divide la corteza terrestre.


Distribución de terremotos y volcanes
Si comparáramos los mapas de distribución de los terremotos que se ha producido en el último año, y de la distribución de los volcanes en la superficie de la Tierra, comprobaríamos fácilmente, y de forma general, como ambas distribuciones se solapan, describiendo superficies que son precisamente los límites de las placas litosféricas que marca la Tectónica de Placas. Indonesia se sitúa sobre una de estas zonas, y es una de las regiones más activas desde un punto de vista sísmico y volcánico, a lo que hay que sumar la debilidad de la mayoría de las infraestructuras debido a la pobreza económica, y que curiosamente muchas de las áreas peligrosas, como  laderas de volcanes, son paradójicamente muy fértiles y por lo tanto habitadas.

Rescate a los pies del volcán Merapi. Fuente Elpais.com
Estos fenómenos pueden, en determinadas ocasiones, preverse debido a la detección de algunos fenómenos como ligerísimos cambios en la topografía o la conductividad eléctrica del terreno, o la liberación de determinados gases, y a veces han salvado multitud de vidas, aunque en otras ocasiones han pasado totalmente inadvertidos. En Java llevaban varios días evacuando a la población situada en los alrededores del volcán Merapi, y los indicios que preveían la erupción se han confirmado. La pasada noche el Merapi hizo erupción arrojando una nube de ceniza incandescente (colada de piroclastos), que se ha cobrado la vida de 28 personas. Mientras, en la isla de Sumatra, la falla que causó uno de los mayores desastres naturales en 2005, ha vuelto a moverse, el seísmo ha tenido una magnitud de 7,7 en la escala de Richter, y ha generando de nuevo un Tsunami que ha causado más de 250 muertos y 400 desaparecidos.
Falla de Sumatra en relación a las placas Euroasiatica y Australiana

25 de octubre de 2010

Marte, siempre en la mira de los científicos

El planeta rojo ha mantenido desde siempre activa nuestra atención e imaginación. Recientemente se han publicado varias noticias relacionadas con nuestro vecino planetario, que hacen referencia a las futuras técnicas que se usarán para detectar vida extraterrestre, y a su geodinámica interna.

Susana Jorge recogiendo muestras en las islas Svalbard
La posibilidad de que exista vida fuera de la Tierra es una de las mayores incógnitas que aún nos hacemos, y los científicos llevan poniendo los ojos en Marte desde hace mucho tiempo. Ahora un equipo liderado por Susana Jorge Villar del área de Geodinámica Interna de la Universidad de Burgos, en colaboración primero con la NASA, y actualmente con la ESA (Agencia Espacial Europea), pretende incluir en la próxima misión a Marte, los instrumentos para aplicar una técnica conocida como Espectrometría Raman, y que permite analizar sustancias orgánicas e inorgánicas sin necesidad de recoger muestras, y de forma fácil y rápida. Pero la pregunta es hacia donde dirigir esta técnica, la respuesta la ha dado la propia Susana que encontró organismos endolíticos, es decir organismos capaces de sobrevivir en rocas, concretamente en las rocas volcánicas de tipo basáltico recogidas en Svalbard (Noruega), incluso han descubierto bacterias capaces de colonizar la lava que desprenden los volcanes aún cuando su temperatura es altísima. Este tipo de rocas es muy abundante en Marte y hasta el momento nunca habían centrado la atención de la Astrobiología.

La otra noticia tiene que ver con la investigación dirigida por Javier Ruiz Pérez, investigador del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CSIC-UAM). En la que han demostrado la existencia de variaciones regionales en la cantidad de energía que libera el planeta, y que se refleja en diferencias de topografía que pueden explicarse por variaciones de temperatura, lo que a su vez implica diferencias de densidad de las rocas en diferentes lugares.

Estos datos ponen de manifiesto una dinámica interna muy diferente de lo esperado hasta ahora por algunos científicos, que consideraban  que la capa solida más externa del planeta era en la actualidad muy gruesa y más frío de lo que cabría esperar comparándolo con modelos teóricos de evolución planetaria, de lo que deducían que el interior del planeta era más pobre en elementos productores de calor, y que por tanto el interior del planeta podría encontrarse prácticamente muerto. Sin embargo estos nuevos resultados sugieren que Marte retiene suficiente energía para mantener algunas regiones calientes, elevadas y geológicamente activas, en contraste con lo que es norma general de su dinámica interna.

Fuente: Servicio de Información de Noticias Científicas

21 de octubre de 2010

Darwin y el origen de las especies

Charles Darwin nació en Shrewbury, en 1908. Su madre murió cuando Charles era un niño de 8 años. Su padre, afamado médico, vivía consternado ante el bajo rendimiento académico de su hijo y su afición por perseguir animales. A Darwin le apasionaba la historia natural, pero empezó medicina para satisfacer a su padre. La imposibilidad de soportar el sufrimiento ajeno le hizo desistir. Posteriormente lo intentó con el derecho, pero le parecía terriblemente aburrido, y finalmente se graduó en teología. De todas formas su pasión por la Biología le dio cierta reputación como investigador de la naturaleza. También le interesó la Geología, que en aquel momento era una ciencia emergente.

Así, cuando solo tenía 22 años, le llegó una carta que cambió su vida para siempre. En ella, era invitado a una travesía, de dos años, en el buque de investigación naval Beagle, capitaneado por un joven excéntrico de 23 años, Robert Fitz Roy. Entre sus rarezas, se cuenta que eligió a Darwin en parte por la forma de su nariz, era incapaz de relacionarse con personas de rango inferior al suyo, y aunque su misión oficial era la de cartografiar aguas costeras, estaba obsesionado por encontrar pruebas para una interpretación literal bíblica de la creación. No es de extrañar que considerara a Darwin, dada su formación religiosa, un buen compañero de viaje para sus fines. Sin embargo, las ideas de ambos personajes a menudo eran encontradas. El capitán era irascible, furioso, resentido y depresivo, y aunque Darwin compartió camarote con él durante el viaje siempre le consideró una persona incomprensible.

El barco zarpó el 27 de Septiembre de 1831 rumbo a Sudamérica, y los dos años de viaje se conviertieron en cinco. Desde Sudamérica continuaron por el Pacífico hasta Nueva Zelanda, Australia y sur de África, para finalmente regresar a Inglaterra, de donde Darwin no volvió a salir. Durante el viaje Darwin halló los huesos del Megatherium más completo hasta entonces, describió una nueva especie de Delfín, sobrevivió a un intenso terremoto en Chile, hizo importantes observaciones geológicas en los Andes y en atolones coralinos, de los que dedujo la necesidad de millones de años para formarse, y se dio cuenta de como los picos de los pinzones estaban adaptados para aprovechar los recursos que brindaba cada isla del archipiélago de las Galápagos.

Todas las notas y especímenes que tomó durante el viaje le sirvieron para mantenerse ocupado muchos años, y acumular fama. Pero además, Darwin fue un trabajador incansable, realizó innumerables cruces entre plantas, estudio percebes y lombrices, palomas, insectos... Todos sus trabajos quedaron plasmados en numeroso libros, pero el que más fama y polémica suscitó fue "El origen de las especies mediante la selección natural o la supervivencia de las razas favorecidas en la lucha por la vida". En este libro sostenía que los organismos actuales procedían de formas anteriores, más primitivas. Mediante un proceso de descendencia con modificación algunos organismos encontraban alguna ventaja competitiva respecto al resto, lo que les permitía aprovechar mejor los recursos disponibles y aumentar su descendencia, y por lo tanto transmitir sus características que serían seleccionadas de forma natural. Se puede resumir su teoría en dos conceptos clave, descendencia con modificación y selección natural (cabe destacar que Darwin no utilizó el término evolución hasta la sexta edición de su libro, momento en la que dicho término ya estaba generalizado).

Entre las teorías que influenciaron decisivamente a Darwin se encuentran las de su amigo Charles Lyell, que consideraba que la geografía actual era el resultado de una evolución inmensamente larga y lenta, en contra de las ideas de la época, que concedían a la Tierra una edad de tan solo 6.000 años. También las ideas de Thomas Malthus, quien opinaba que el crecimiento de la población era mayor que la producción de alimentos, por lo que no todos los organismos pueden sobrevivir, y un gran numero debe perecer en su lucha por los recursos. Otros datos, como la complejidad creciente del registro fósil, las sucesiones de especies dentro de un género, las formas de transición entre grandes grupos y la producción y selección artificial de híbridos por los criadores de animales domésticos, fueron utilizadas por Darwin para apoyar su teoría.

Pero Darwin no publicó sus ideas de inmediato, guardo sus apuntes durante más de 15 años, y quien sabe si no hubiese sido para siempre de no aparecer Alfred Russel Walace.  Wallace era un joven naturalista que mantenía correspondencia con el propio Darwin, en una de sus cartas le comentaba como había llegado, en un momento de inspiración e intuición, a una teoría increíblemente parecida a la que Darwin había desarrollado durante los últimos 20 años. La situación fue complicada para Darwin, ya que no quería adelantarse a su lejano admirador, pero tampoco perder su trabajo. La solución la aportaron dos de sus mejores amigos, Charles Lyell y Joseph Hooker, quienes propusieron presentar un resumen conjunto de las ideas de Darwin y Wallace. El 1 de Julio de 1858 se presentó la teoría ambos autores, en la reunión de la Sociedad Linneana. La presentación fue una más de las 7 que aquel día se realizaron, y no despertó especial atención ni polémica.

A continuación Darwin trabajo en ampliar el manuscrito que finalmente se publicó en una tirada de 1.250 ejemplares que tuvieron un gran éxito de ventas, pero no de críticas. La iglesia protesto efusivamente, Darwin alejaba a Dios del acto de la creación, y la ciencia británica se dividió en dos. Se le achacaba que su teoría necesitaba más tiempo del que en aquel momento se le consideraba a la Tierra, y el registro fósil tampoco parecía colaborar con sus ideas, pero el principal problema es que no tenía un mecanismo para explicar precisamente como se originaban las especies. Según su teoría podía explicarse que las especies se hicieran más fuertes, o rápidas, pero no que originara una especie nueva.  Los críticos sostenía que los rasgos obtenidos por selección natural acabarían diluyéndose en generaciones posteriores debido a la mezcla con otros individuos no modificados. Para que la selección natural se produjera hacia falta un mecanismo desconocido, y la respuesta se situaba en el corazón de Europa, en los resultados de un monje llamado Gregor Mendell, pero esa es otra historia.

Darwin murió en 1882 y fue enterrado con todos los honores, como corresponde a uno de los científicos más grandes de la historia.

Referencias:

Charles Darwin. 1859.  El origen de las especies mediante la selección natural o la supervivencia de las razas favorecidas en la lucha por la vida.
Bill Bryson. 2003. Una breve historia de casi todo.
Joestin Gaarder. 1998. El mundo de Sofía.
Francisco Anguita Virella.1988.Origen e Historia de la Tierra.

17 de octubre de 2010

Vertebrados fósiles. Mioceno Superior

Mioceno Superior

El Mioceno Superior se divide en los pisos continentales Vallesiense y Turoliense, pero tan solo el primero de estos pisos aparece en la cuenca de Madrid,  incluyendo las biozonas H, I y J (11,1 - 9,3 millones de años). En las faunas continentales euroasiáticas el comienzo del Mioceno superior, y por lo tanto del Vallesiense, está marcado por la inmigración desde América del N del équido Hipparion. Del Aragoniense superior al Vallesiense, la diversidad en mamíferos fue incrementándose gradualmente hasta alcanzar su máximo para el Mioceno en el Vallesiense inferior.

Reconstrucción del yacimiento Vallesiense de Batallones realizada por Mauricio Antón
 
En la zona central de la cuenca de Madrid son principalmente dos los yacimientos que presentan al género Hipparion: Colmenar de Oreja, donde se registra solamente una especie de este équido, y Cerro de los Batallones, en Torrejón de Velasco. La excelente preservación y abundancia de restos del yacimiento del Cerro de los Batallones hace que la representación de las faunas del Mioceno Superior esté mucho mejor registrada para una misma biocronozona, que la que aportan los yacimientos del Mioceno Medio antes comentados (Soria et al., 2000). Un tercer yacimiento del Mioceno Superior es el de Campo Real, que aunque no contiene Hipparion se le asignó edad Vallesiense por su posición estratigráfica (Morales et al., 2000).

8 de octubre de 2010

Nuestro Proyecto Educativo

PRESENTAMOS NUESTRO PROYECTO EDUCATIVO

En Geosfera creemos que la geología es una herramienta única para entender nuestro entorno, guarda estrecha relación con el medio ambiente, tanto actual como pasado, y permite dar una visión general e integradora de los cambios ambientales que se han producido a lo largo de la historia de nuestro planeta. 

 
"Algunas rocas nos revelan que parte del suelo que pisamos fue antaño el lecho del mar, o que en la región existían volcanes que escupían ardientes coladas de lava. Otras son el vestigio del choque entre grandes continentes, generando fuerzas y temperaturas inmnesas."

Todo esto puede contarnos la Geología, y todo el mundo puede acercarse y escuchar las historias que encierran las rocas. Sólo tenemos que empezar a comprender su idioma. Anímate, nosotros podemos ayudarte.

¿Qué ofrecemos?

La oportunidad de conocer la historia de nuestro pasado más remoto, a traves de: 

- Actividades en la naturaleza
- Talleres

Horario: De Lunes a Domingo

 ¿A quién van dirigidas nuestras actividades?

Estamos convencidos de que la educación no tiene edad

- Institutos de ESO y Bachillerato

- Colegios
- Asociaciones de madres y padres (AMPAS).
- Familias
- Tercera edad
- Ayuntamientos
- Asociaciones
- Administraciones públicas
- Empresas
- Público general
- Colectivos con necesidades especiales

"El pasado es la clave para entender el futuro"

4 de octubre de 2010

Geología en Fuentidueña. El embalse de las Vencías

Hace una semana tuvimos la oportunidad de hacer una excursión geológica por tierras segovianas, concretamente por la comarca de los Valles de Fuentidueña.

El Duratón, a su paso por el pueblo de Fuentidueña, se encaja y deja al descubierto los materiales metamórficos de edad más antigua. Se trata de una secuencia que buza hacia el sur y supera los 600 metros de potencia, en la que se pueden distinguir tres tramos diferentes.

El tramo inferior se compone de esquistos, cuarcitas y gneises bandeados, datados como Precámbrico superior-Cámbrico (alrededor de los 600 millones de años). En ese momento, la Península Ibérica se encontraba completamente cubierta por el mar, formando parte de la platafoma continental, en la costa Noroeste, de Gondwana (contienente formado por África, Sudamérica, Australia, Antártida y la India, y que en ese momento se encontraba situado en pleno polo Sur). Los materiales que se depositaban eran siliciclásticos, principalmente limos, arcillas, y en momentos de mayor energía arenas, probablemente por la acción de tormentas.

El tramo intermedio mide unos 50 metros de espesor, compuesto por gneises glandulares dispuesto a modo de intercalación. Su rasgo más característico es la presencia de megacristales de feldespato potásico de 2 a 4 centímetros de diámetro. Su distribución en forma de intercalación y la riqueza en feldespato (mineral abundante en las rocas ígneas) implica un origen volcánico o volcano sedimentario, indicando un contexto geodinámico activo, probablemente de tipo arco isla.




El final de la secuencia paleozica (tramo superior) es muy parecida al tramo inferior, siendo la diferencia principal la intercalación de niveles de gneises glandulares más abundantes en la base, demostrando que el margen continental continuaba siendo activo.

El conjunto se encuentra atravesado por una red de diques de composición leucogranítica de escaso espesor.

Los materiales paleozoicos descritos anteriormente, se encuentran afectados por numerosos movimientos y choques continentales, responsables del metamorfismo y su estructura, siendo la orogenia Hercínica la principal responsable. Dicha orogenia (proceso generador de relieve, debido al choque entre continentes), se produjo en el Carbonífero, cuando todas las masas continentales se unieron en un único supercontienente que conocemos como Pangea. Aunque la macroestructura visible actualmente, se debe a las reactivaciones producidas por la orogenia alpina, debido al empuje de la placa Africana sobre la Euroasiática durante el final del Mesozoico.

Sobre los materiales paleozoicos, en clara discordancia angular, se apoyan sedimentos de edad Cretácica de entre 90-70 millones de años, ¡por lo que existe una laguna estratigráfica que abarca más de 410 millones de años! Durante todo este inmenso lapso temporal no tenemos registro geológico, sabemos que la sedimentación continuó durante gran parte del Paleozoico, pero el área debió quedar expuesta a los agentes atmosféricos tras la orogenia Hercínica, y la erosión fue robando una a una las páginas de la historia geológica de la región... Hasta el Cretácico, en ese momento nuevos relieves debieron generarse (recordemos la insistencia de África por chocar contra Europa durante el Cretácico), y la zona volvió a convertirse en una cuenca sedimentaria, primero continental, en la que se depositaron materiales detríticos, conglomerados, arenas, limos y arcillas. La formación más facil de observar son las arenas de Utrillas, caracterizadas por colores rojos, amarillentos, rosados, propios de la oxidación producida por su génesis continental. Estas arenas han sido explotadas industrialmente, y pueden observarse ejemplos de estas extracciones en la margen derecha del Duratón. Posteriormente, dicha cuenca fue inundada someramente por el mar desde el Este. El antiguo mar llamado Thetys, albergaba gran cantidad de organismos marinos, como los foraminíferos (plancton), que gracias a las temperaturas cálidas que se mantuvieron durante todo el cretácico, dieron lugar a potentes formaciones calcáreas, como las dolomías del Caballar o las calizas de Castrojimeno, que hoy conforman los resaltes más importantes de la región, ofreciendo cobijo a colonias de aves actuales como Buitres leonados (Gyps fulvus) y Chovas piquirrojas (Pyrrhocorax pyrrhocorax). En el Cretácico superior, este mar somero se encontraba poblado por estromatolitos y curiosos arrecifes, muy diferentes de los actuales, ya que los responsables no eran corales, sino unos bivalvos de cuerpo alargado llamados Rudistas, que nunca más volvieron a ser protagonistas de las playas.

Estromatolitos











Rudistas