7 de junio de 2011

Prospección y seguimiento en el aeropuerto de Barajas

Después de construir la Terminal 4, en el año 2003, las obras han vuelto, durante los primeros meses de este año, al aeropuerto madrileño. En esta ocasión, los trabajos se centraban en un nuevo proyecto para la construcción de nuevos caminos y viales de acceso de zona entre las pistas 18 y 36.

En el 2003, uno de nosotros tuvo la oportunidad de trabajar durante unos meses en los seguimientos paleontológicos, que se realizaron en los movimientos de tierra durante la construccion de la terminal, siendo testigo de algunos de los hallazgos más significativos que se produjeron. Los yacimientos que se descubrieron fueron los siguientes:

Barajas 15: Se encontraron restos de macro y microvertebrados de edad Aragoniense medio (Biozona Dd), con más de mil piezas recuperadas correspondientes en su mayoría a mamíferos y en menor porcentaje a reptiles. El listado faunístico de esta asociación incluye especies como Cheirogaster bolivari, el rinoceronte Hispanotherium matritense, el équido Anchitherium sp., Gomphotherium angustidens, el carnívoro Amphicyon major, Felidae indet, Triceromeryx sp., el bóvido Tethitragus sp., el cérvido Procervulus dichotomus, el suido Bunolistriodon lockharti y el artiodáctilo Caenotherium miocaenicum. Estos restos se encontraron a diferentes cotas que van desde la inferior a 623 m a la superior de 637m.

Barajas 16: También con restos de macro y microvertebrados del Mioceno medio en facies arcósicas, y de limos y arcillas marrones y verdes. Se encontraron restos muy bien conservados de Gomphotherium angustidens, Amphicyon sp.(uno de los ejemplares fue encontrado casi completo), Cheirogaster sp, algunos restos de artiodáctilos, entre otros herbívoros.

Por último, el yacimiento de Barajas 17, que fue localizado en el transcurso de la construcción de la Pista 15 de Barajas. El sedimento de este yacimiento era utilizado para la construcción de las pistas del aeropuerto. En cuanto se conoció la riqueza de esta zona, se protegió para su excavación y estudio en campañas posteriores. Los restos de macro y microvertebrados del Mioceno medio se localizaron en facies arcósicas, y de limos y arcillas marrones y verdes. Se recuperaron más de 3000 restos, entre ellos de Gomphotherium angustidens, Cheirogaster bolivari, Procervulus dichotomus, Anchitherium sp., varias especies de suidos, un paleomerícido y rinocerontes, además de  otras especies.

La presencia del rinoceronte Hispanotherium en las asociaciones faunísticas, sitúa probablemente estos yacimientos en la biozona Dd.



Además, en la margen izquierda del río Jarama, también aparecen los yacimientos de Paracuellos. Estos representan un conjunto de especial valor paleontológico, cuya edad es más moderna que la de los yacimientos mencionados anteriormente, ya que el rinoceronte Hispanotherium ha sido sustituido por Alicornops. Estos yacimientos corresponden a las biozonas F y G, y se encuentran en facies de margas, carbonatos y arcillas pardas, situándose sobre y en cambio lateral de facies, respecto a los materiales que aparecen en la zona de estudio (arenas con arcillas pardas y verdosas).

En los trabajos actuales, sin embargo, no han aparecido restos paleontológicos. Los movimientos de tierra se han concentrado en áreas muy próximas al río Jarama y sus tributarios, y los materiales afectados han sido depósitos de terraza y llanura aluvial, formados por gravas, arenas y limos, encontrando de forma esporádica, otros atribuibles a pequeñas lagunas originadas por la estrangulación de meandros, caracterizados por limos y arenas de colores grises, con abundante materia vegetal y olores fuertes.
Mandíbula de reptil
También, se recogieron tres muestras paleontológicas, para analizar su contenido en microfauna, en facies favorables para su conservación y concentración, y de su análisis posterior no se han obtenido resultados relevantes, tan solo ha aparecido un girogonito de carácea y un fragmento de mandíbula de reptil. Estos hallazgos son insuficiente para reconocerlos a nivel epecífico, y ofrecer una datación aproximada de los sedimentos cuaternarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada