29 de agosto de 2011

El Proterozoico: Primera parte, 2500-1000 millones de años

En el Proterozoico la Tierra comenzó a estabilizarse. Los continuos choques meteoríticos que bombadearon la tierra arcaica, van haciéndose progresivamente menos frecuentes, y esta mayor estabilidad se registra tanto en las asociaciones rocosas, como en la geodinámica terrestre, o en la consolidación de la vida en forma de estromatolitos. Durante el Proterozoico se produjo la expansión de cianobacterias, organismos que forman los estromatolitos. Éstas alcanzaron su mayor abundancia y diversidad durante este período, con un máximo hace aproximadamente 1.200 millones de años. Progresivamente, estos organismos cambiaron la composición química de la hidrosfera y la atmósfera, consumiendo CO2 y produciendo O2,  pasando de ser globalmente reductores a oxidantes, lo que puede considerarse como el mayor cambio ambiental producido por un organismo.
Oxígeno molecular en la atmósfera de la Tierra

Aunque el oxígeno producido como sustancia de desecho por la fotosíntesis comenzó a producirse ya hace 2.800 millones de años, en el Eón Arcaico, el porcentaje de oxígeno en la atmósfera se mantuvo, probablemente, a sólo un 1- 2% de su nivel actual, hasta que los sumideros químicos (oxidación de azufre y hierro) se saturaron hace aproximadamente 2.450 millones de años.

En cuanto a las rocas Proterozoicas, destaca la disminución de Komatiitas y de las formaciones de hierro bandeado (fruto de un enfriamiento generalizado del interior del planeta, y del aumento de oxígeno disuelto en el agua por la saturación de los sumideros, respectivamente), mientras que empiezan a aparecer rocas como los carbonatos, ortocuarcitas, grauvacas y rocas volcánicas explosivas.

La temperatura interna de la Tierra disminuyó respecto al Arcaico. Comenzaron a formarse arcos insulares como los actuales (origen del vulcanismo explosivo), los microcontinentes arcaicos fueron fusionándose, generando mayores relieves y masas continentales, y consecuentemente en el interior y bordes de los continentes comenzaron a acumularse sedimentos por la erosión de los relieves generados (capas rojas y carbonatos), y se estabilizan las plataformas continentales, lo que permitió la conservación de estos sedimentos. En definitiva, la tierra generó una tectónica de placas más parecida a la actual que al Arcaico, con una corteza más robusta de 25 Km de espesor medio.


Dropstone entre hierro bandeado (Canadá)
En esta primera parte del Proterozoico se produjo un intenso descenso de la temperatura atmosférica del planeta, que desencadenó la primera gran glaciación (Glaciación Huroniana o de Gowganda) entre los 2.400-2.100 millones de años. Tenemos constancia de la formación de sedimentos glaciares (materiales detríticos caóticos y heterogéneos, estrías glaciares, varvas glaciales y dropstone) en lo que hoy es Canadá y Sudáfrica, pero que en el Proterozoico se encontraban en latitudes menores, 50º N y 60º S respectivamente. Entre las causas destacan la disminución de la actividad volcánica, la formación de mayores masas continentales que hicieron aumentar el albedo planetario, dificultándo la entrada de energía solar. En el mismo sentido, la nueva distribución continental modificó el patrón de circulación oceánica, hecho que pudo entorpecer la distribución de calor solar por el planeta. Además, como hemos visto anteriormente, la mayor estabilidad de la corteza permitió el desarrollo de extensas plataformas continentales, donde proliferaron los estromatilitos, como nos demuestra las grandes acumulaciones de carbonato. Esta retirada masiva de CO2 de la atmósfera, que constituyó un almacén de carbono sin precedente en la historia terrestre, supuso una relevante disminución de este gas invernadero. De la misma forma, pudieron actuar ciertas bacterías retirando metano de la atmósfera, otro gas de importante efecto invernadero.

A esta primera glaciación le sigue una etapa cálida, que dura hasta hace 950 millones de años. No existe ningún indicador de clima frío. Podemos inducir un sistema terrestre más reconocible, con un cielo de tono azulado (gracias al aumento del O2). En los continentes se producían minerales como la caolinita, arcillas que se originan actualmente en clima tropical. Los océanos seguían cubriendo la mayor parte de la superficie terrestre, y los organismos procariotas (cianobacterias) fueron los organismos dominantes hasta el final del Proterozoico.

Referencias:

- Anguita Virella, F. 1988. Origen e historia de la Tierra. Editorial Rueda. 525 pp.
- Martín Chivelet, Javier. 1999. Cambios climáticos, una aproximación al Sistema Tierra. Ediciones Libertarias. 324 pp.
- Eón Protezoico Wikipedia.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada