20 de septiembre de 2011

Sobre crisis y extinciones

Desde hace un tiempo, venimos reflexionando sobre lo mucho que se parecen las crisis económicas a las grandes crisis biológicas o extinciones. Desde luego este paralelismo entre economía y naturaleza no es novedoso, antes de que el término "ecología" fuera descrito por Ernst Haeckel 1869, era habitual encontrar el término "economía de la naturaleza" para referirse a las relaciones entre los seres vivos, y entre éstos y su ambiente. Buenos ejemplos pueden encontrarse en el Origen de las especies de Darwin.

Pero volviendo al parecido entre crisis económicas y extinciones, podemos decir que ambos fenómenos son cíclicos, pero ni animales ni inversores saben el momento exacto en el que ocurrirán. Parece que afectan mayoritariamente a los organismos u organizaciones que más recursos necesitan o despilfarran, porque de repente se agotan los recursos (se interrumpe la cadena trófica o la financiación de bancos). Muchos especialistas sucumben, aunque para algunos las nuevas condiciones suponen oportunidades únicas de crecimiento, ser generalista parece un valor más seguro. La capacidad de diversificarse e innovar son fundamentales para sobrevivir. Sobre las causas siempre hay muchos candidatos, en las crisis biológicas son meteoritos, ciclos solares, nuevas condiciones paleogeográficas, erupciones volcánicas, aparición de nuevos organismos, etc... en las económicas son la especulación de los mercados, gasto, guerras, aparición economías emergentes, falta de materias primas...

Nos parece muy llamativo como un sistema creado por el hombre, el económico, reproduce los patrones observados en la naturaleza. Quizá no deberíamos extrañarnos, al fin y al cabo los seres humanos somos tan solo una pieza más de la naturaleza, y nuestros ancestros han sobrevivido sistemáticamente a todas las extinciones. Por lo tanto, nuestro pasado parece reflejarse en nuestras creaciones.

  

2 comentarios:

  1. Fantástica reflexión... Nunca lo había visto así...

    A lo mejor, si algún día tengo tiempo, me podría plantear un análisis en profundidad del tema.

    ResponderEliminar
  2. Nos alegra que te guste Manuel, a ver si conseguimos que los economistas de este pais se pongan a estudiar paleontología! ;-D Fuera bromas, también pensamos que es un tema sobre el que se podría profundizar mucho más.

    ResponderEliminar