15 de diciembre de 2011

Tectónica de Placas. Paradigma de la geología actual

En muchas de la entradas que publicamos, solemos hablar de conceptos relacionados con la tectónica de placas. Éstos nos son muy familiares a los geólogos, pero pueden sonar a chino a muchos de nuestros lectores. Por eso nos proponemos a realizar una serie de entradas  abordando el gran paradigma de la geología actual.

La tectónica de placas supuso una auténtica revolución en la geología de los años 60.
Esta teoría permite explicar los procesos dinámicos que se producen en nuestro planeta, la formación de cordilleras, islas volcánicas, distribución de terremotos y volcanes, etc…

Según la teoría de la tectónica de placas, la Tierra consta de una capa externa rígida, la litosfera, de entre 10 y 70 Km de espesor y dividida en diferentes fragmentos (placas tectónicas). Debajo se sitúa el manto, comportándose de forma plástica (como la plastilina), ya que las altísimas presiones y temperaturas hacen que sus materiales, aún siendo sólidos, se comporten como fluídos, permitiendo que la litosfera pueda desplazarse sobre él. La capa más profunda de la Tierra es el núcleo, que consta de una parte externa en estado líquido y una parte interna en estado sólido, compuesta fundamentalmente de hierro y níquel.


Para entender cómo funciona la Tectónica de Placas podemos comparar la Tierra con un motor. El combustible es la energía acumulada en su interior en el momento de su formación, más el calor desprendido por los elementos radioactivos. El interior del planeta (Manto) está en movimiento mediante un proceso que denominamos convección, y ese movimiento se refleja en las placas litosféricas, que son como un gran puzzle en el que sus piezas varían de forma y sitio con el tiempo, crecen, se rompen, se sueldan, son destruidas, y las consecuencias observables de todos estos procesos son los terremotos y volcanes.

Pruebas a favor de la Tectónica de placas:

- Encaje de los Continentes. América, África y Europa encajan perfectamente, como piezas de un rompecabezas.

- Bandeado magnético. Al formarse, los minerales de hierro se magnetizan, como pequeñas brújulas, en la dirección del campo terrestre. Las rocas volcánicas del fondo oceánico, que contienen estos minerales, presentan bandas alternantes paralelas a las dorsales, con máximos y mínimos de magnetismo. Esto se debe a que al formarse el fondo oceánico, se magnetiza según el campo magnético de la Tierra, que cambia cada cierto tiempo de polaridad. Estos cambios han quedado grabados en el fondo oceánico y podemos medirlos.

Confirmando lo anterior, se han podido medir las edades máximas (180 millones de años) de la corteza oceánica en los lugares más alejados de la dorsal, y edades menores de un millón de años en los lugares más cercanos a ésta.

- La distribución de ciertas especies de animales y plantas en áreas situadas en distintos continentes y alejadas hoy día por miles de kilómetros, nos indican que en la época en la que vivieron estas especies (Triásico) estos continentes formaban uno solo.

- La prueba más reciente nos la aporta la tecnología más avanzada. Hoy día es posible medir directamente los movimientos continentales gracias a los satélites, que nos demuestran por ejemplo, que Suramérica y África se separan unos 4 cm al año, gracias a la expansión del océano Atlántico.

La expansión del fondo oceánico implica que, para conservar la Tierra su tamaño, se debe destruir litosfera en otros puntos, pudiéndose definir además de los bordes constructivos (dorsales oceánicas), otros destructivos (zonas de subducción y obducción), y bordes pasivos, que veremos en detalle próximamente.

Referencias:

- Abati, J. et al. 2009. El sustrato geológico antiguo de la sierra de Madrid: Testigo de la gran colisión de placas que formó el supercontinente Pangea. Excursiones e itinerarios didácticos, publicados por UCM, IGME y Ministerio de Ciencia e Innovación, para la IX Semana de la Ciencia, Madrid.

- Anguita Virella, F. 2001. Biografía de la Tierra. Historia de un planeta singular. Editorial Aguilar.

7 comentarios:

  1. Muy clarito queda. Enhorabuena por el blog

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, te invitamos a seguir participando en el blog! Saludos

    ResponderEliminar
  3. NO ENCUENTRO LA RELACION ENTRE LA DERIVA CONTINENTAL Y LA TECTONICA DE PLACAS

    ResponderEliminar
  4. La deriva continental es una consecuencia directa de la tectónica de placas. Que postula que la Litosfera, capa de la geosfera más externa y rígida, se encuentra dividida en distintas porciones o placas. Estas placas se situan sobre otra capa semiplástica, el Manto, lo que permite su movimiento.

    ResponderEliminar
  5. NO ENCUENTRO LA RELACION ENTRE LA DERIVA CONTINENTAL Y LA TECTONICA DE PLACAS

    ResponderEliminar