29 de agosto de 2011

El Proterozoico: Primera parte, 2500-1000 millones de años

En el Proterozoico la Tierra comenzó a estabilizarse. Los continuos choques meteoríticos que bombadearon la tierra arcaica, van haciéndose progresivamente menos frecuentes, y esta mayor estabilidad se registra tanto en las asociaciones rocosas, como en la geodinámica terrestre, o en la consolidación de la vida en forma de estromatolitos. Durante el Proterozoico se produjo la expansión de cianobacterias, organismos que forman los estromatolitos. Éstas alcanzaron su mayor abundancia y diversidad durante este período, con un máximo hace aproximadamente 1.200 millones de años. Progresivamente, estos organismos cambiaron la composición química de la hidrosfera y la atmósfera, consumiendo CO2 y produciendo O2,  pasando de ser globalmente reductores a oxidantes, lo que puede considerarse como el mayor cambio ambiental producido por un organismo.
Oxígeno molecular en la atmósfera de la Tierra

Aunque el oxígeno producido como sustancia de desecho por la fotosíntesis comenzó a producirse ya hace 2.800 millones de años, en el Eón Arcaico, el porcentaje de oxígeno en la atmósfera se mantuvo, probablemente, a sólo un 1- 2% de su nivel actual, hasta que los sumideros químicos (oxidación de azufre y hierro) se saturaron hace aproximadamente 2.450 millones de años.

En cuanto a las rocas Proterozoicas, destaca la disminución de Komatiitas y de las formaciones de hierro bandeado (fruto de un enfriamiento generalizado del interior del planeta, y del aumento de oxígeno disuelto en el agua por la saturación de los sumideros, respectivamente), mientras que empiezan a aparecer rocas como los carbonatos, ortocuarcitas, grauvacas y rocas volcánicas explosivas.

La temperatura interna de la Tierra disminuyó respecto al Arcaico. Comenzaron a formarse arcos insulares como los actuales (origen del vulcanismo explosivo), los microcontinentes arcaicos fueron fusionándose, generando mayores relieves y masas continentales, y consecuentemente en el interior y bordes de los continentes comenzaron a acumularse sedimentos por la erosión de los relieves generados (capas rojas y carbonatos), y se estabilizan las plataformas continentales, lo que permitió la conservación de estos sedimentos. En definitiva, la tierra generó una tectónica de placas más parecida a la actual que al Arcaico, con una corteza más robusta de 25 Km de espesor medio.


Dropstone entre hierro bandeado (Canadá)
En esta primera parte del Proterozoico se produjo un intenso descenso de la temperatura atmosférica del planeta, que desencadenó la primera gran glaciación (Glaciación Huroniana o de Gowganda) entre los 2.400-2.100 millones de años. Tenemos constancia de la formación de sedimentos glaciares (materiales detríticos caóticos y heterogéneos, estrías glaciares, varvas glaciales y dropstone) en lo que hoy es Canadá y Sudáfrica, pero que en el Proterozoico se encontraban en latitudes menores, 50º N y 60º S respectivamente. Entre las causas destacan la disminución de la actividad volcánica, la formación de mayores masas continentales que hicieron aumentar el albedo planetario, dificultándo la entrada de energía solar. En el mismo sentido, la nueva distribución continental modificó el patrón de circulación oceánica, hecho que pudo entorpecer la distribución de calor solar por el planeta. Además, como hemos visto anteriormente, la mayor estabilidad de la corteza permitió el desarrollo de extensas plataformas continentales, donde proliferaron los estromatilitos, como nos demuestra las grandes acumulaciones de carbonato. Esta retirada masiva de CO2 de la atmósfera, que constituyó un almacén de carbono sin precedente en la historia terrestre, supuso una relevante disminución de este gas invernadero. De la misma forma, pudieron actuar ciertas bacterías retirando metano de la atmósfera, otro gas de importante efecto invernadero.

A esta primera glaciación le sigue una etapa cálida, que dura hasta hace 950 millones de años. No existe ningún indicador de clima frío. Podemos inducir un sistema terrestre más reconocible, con un cielo de tono azulado (gracias al aumento del O2). En los continentes se producían minerales como la caolinita, arcillas que se originan actualmente en clima tropical. Los océanos seguían cubriendo la mayor parte de la superficie terrestre, y los organismos procariotas (cianobacterias) fueron los organismos dominantes hasta el final del Proterozoico.

Referencias:

- Anguita Virella, F. 1988. Origen e historia de la Tierra. Editorial Rueda. 525 pp.
- Martín Chivelet, Javier. 1999. Cambios climáticos, una aproximación al Sistema Tierra. Ediciones Libertarias. 324 pp.
- Eón Protezoico Wikipedia.org

22 de agosto de 2011

Resultados del I Sondeo de Rata de Agua

Hoces Río Riaza
Durante las últimas semanas, hemos dedicado parte de nuestro tiempo a realizar el Sondeo de Arvicola sapidus en 5 cuadrículas de la provincia de Segovia y Valladolid. Los puntos de muestreo se han situado en torno a municipios como Iscar, Sanchonuño, Duratón o San Miguel de Bernuy, y en entornos de gran valor ecológico como las Hoces del Río Riaza, donde pudimos disfrutar avistando Buitres leonados (Gyps fulvus) y multitud de otras especies de aves como Abejarucos (Merops apiaster), Rabilargos (Cyanopica cooki) o Garzas (Ardea cinerea).

La experiencia nos ha permitido constatar que la rata de agua habita dentro de las 5 cuadrículas que recorrimos, siendo muy abundante en algunas de ellas. Entre los indicios que hemos podido encontrar han sido muy frecuentes las letrinas y galerías, menos habituales los restos de alimento y huellas, e incluso en una ocasión pudimos verla en plena acción, muy cerca del embalse de Linares en las hoces del Río Riaza, aunque no pudimos documentarla graficamente.

Inmediaciones embalse de Linares

Además de los componentes de Geosfera,en esta ocasión contamos con la ayuda de Juan Miguel Cárdaba, que con su experiencia y conocimiento sobre el terreno ha hecho más facil el trabajo.












Podéis seguir los resultados del sondeo a través del blog http://elrateador.blogspot.com/

8 de agosto de 2011

II Anillo de distribución de agua del Canal de Isabel II

El Canal de Isabel II esta ampliando sus infraestructuras para mejorar la red de abastecimiento de agua potable en Madrid. El proyecto consiste en 104 kilómetros de tubería, divididas en nueve tramos diferentes, para suministrar agua desde la zona norte, a la corona metropolitana de la capital y a las nuevas áreas de desarrollo urbanístico de la región.

GEOSFERA en colaboración con la empresa ARGEA Arqueólogos está realizando el seguimiento paleontológico en dos de estos tramos, concretamente los tramos 3 y 6. Los trabajos consisten en el control de los movimientos de tierra producidos durante el soterramiento de la conducción de más de metro y medio de diámetro, y la selección y procesado de muestras paleontológicas para analizar su contenido microfaunístico. Uno de los tramos se desarrolla desde Leganés hasta Boadilla del Campo, y el otro desde San Fernándo de Henares hasta Rivas-Vaciamadrid, afectando a zonas protegidas, ya que se encuentran cerca de yacimientos, tanto paleontológicos como arqueológicos.

Los trabajos comenzaron el mes pasado y van a continuar durante los próximos meses.

3 de agosto de 2011

¿Desbancan a Archaeopteryx como ancestro de las aves modernas?

Según los medios de comunicación, 150 años le ha durado al bueno de Archaeopteryx ser considerado como el antecesor de todas las aves modernas. Un equipo de científicos ha hallado en China los restos fósiles de un pequeño dinosaurio con plumas, que vivió durante el Jurásico superior (hace más de 135 millones de años). Según se divulga el descubrimiento, publicado en Nature la semana pasada, Archaeopteryx ya no sería el ancestro de las aves modernas, pero como bien indica el Paleofreak en su blog, Archaeopteryx ya era considerado un dinosaurio por gran parte de los científicos, y en cualquier caso esta consideración depende de la definición que se tome de ave.


El culpable de esta controversia ha sido bautizado como Xiaotingia zhengi, este nuevo dinosaurio terópodo,  de apenas 800 gramos, muestra varias características como largos y robustos antebrazos con tres dedos, plumas y espolón, que se incluirían dentro del clado de los paravianos, que comprenden a los avialanos (ancestros de las aves) y a un grupo de terópodos llamados deinonychosaurios (línea paralela de dinosaurios con plumas que incluye a troodontidos, tericinosaurios y dromeosaurios como el velociraptor). Pero el propio Xing Xu reconoce que su nuevo descubrimiento tiene más similitudes con los dinosarios que con las aves, lo que ocurre a su vez con Archaeopteryx.

De cualquier modo, Archaeopteryx seguirá ocupando un puesto de privilegio en la historia de la paleontología. Hace 150 años, Darwin y su teoría de la selección natural centraban el debate científico, y el descubrimiento del primero de estos ejemplares golpeó de lleno a los detractores del viejo naturalista. El propio Darwin comentaba en su obra que deberían haber existido multitud de formas transicionales entre los organismos extinguidos y los actuales, y achacaba su falta a la imperfección del registro fósil, pero en esta ocasión los fósiles le tendieron una mano, y tan solo 3 años después de publicar El origen de las especies, en 1862, se dio a conocer el primer esqueleto completo, un especimen que presentaba rasgos transicionales entre los dinosaurios terópodos y las actuales aves, hecho del que dejó constancia en futuras revisiones de su obra.

Referencias:

Xing Xu, Hailu You, Kai Du and Fenglu Han (28 de julio de 2011). «An Archaeopteryx-like theropod from China and the origin of Avialae». Nature 475:  pp. 465–470
- SINC, Servicio de Información y Noticias Científicas ¿El nuevo ancestro de las aves modernas?
- Darwin, C. 1859. On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life.