7 de agosto de 2012

El Curiosity llega a Marte

Curiosity en su descenso a Marte
Ayer a las 7:32 horas aterrizó en Marte (amartizó) la Mars Science Laboratory (abreviada MSL), conocida como Curiosity, tras un viaje que le ha llevado a recorrer en más de 8 meses una distancia de 567 millones de kilómetros. La noticia de su llegada fue recibida con gran júbilo en la sala de control de la NASA, y no es para menos, después de una inversión de 2.500 millones de dólares, todo el proyecto dependía del correcto amartizaje del explorador, una maniobra de escasos 7 minutos que los científicos habían bautizado como los siete minutos de terror.


Celebración en la NASA
 Las expectativas puestas en este nuevo proyecto son muy grandes.   Se trata del vehículo con los instrumentos científicos más avanzados, que ninguna otra misión dirigida a Marte haya tenido. Entre estos instrumentos se encuentra el REMS (Rover Environmental Monitoring Station) que ha sido desarrollado por el Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA) en colaboración con la empresa CRISA, y que podrá monitorizar las condiciones ambientales sobre la superficie de Marte, como la temperatura del aire y del suelo, la presión, la humedad relativa, la velocidad y dirección del viento y la radiación ultravioleta.


Primera imagen del suelo marciano
El MSL-Curiosity ha viajado hasta Marte con cuatro objetivos principales: Determinar si existió vida alguna vez en Marte, caracterizar el clima del planeta rojo, determinar su geología y prepararse para la posible exploración humana del planeta. En palabreas de Wanda Smith, directora de programas de servicio de la misión, "el rover MSL-Curiosity es esencialmente un geologo en un laboratirio independiente".

Para contribuir a estos cuatro objetivos científicos el Curiosity tiene ocho cometidos:


Reproducción artística del MSL-Curiosity
- Evaluación de los procesos biológicos: Determinar la naturaleza y clasificación de los componentes orgánicos del carbono. Hacer un inventario de los principales componentes que permiten la vida: carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, fósforo y azufre, e identificar las características que representan los efectos de los procesos biológicos.

- Evaluación geológica y geoquímica: Investigar la composición química, isotópica y mineral de la superficie marciana e interpretar el proceso de formación y erosión de las rocas y del suelo.

- Evaluación de los procesos planetarios: Determinar la escala de tiempo de los procesos de evolución atmosféricos y caracterizar el estado presente, los ciclos y distribución del agua y del dióxido de carbono.

- Evaluación de la radiación en superficie: Caracterizar el espectro de radiación de la superficie, incluyendo radiación cósmica, erupciones solares y neutrones secundarios.


Crater Gale (Marte)
El lugar decidido para la exploración ha sido el cráter Gale, seleccionado por su complejidad geológica. Este cráter se sitúa a una altitud algo inferior respecto a la altura media de Marte, por lo que debió estar inundado de agua en el caso de que en algún momento fluyera agua líquida por el planeta. Además dentro de este cráter se han podido observar series estratificadas de distintos materiales. Estos estratos son como las hojas de un libro y pueden permitirnos reconstruir una parte de la historia de Marte.

La autonomía del MSL-Curiosity es de 7 años marcianos, lo que equivale a casi catorce años terrestres. Durante el primero de ellos, el explorador abordará los objetivos principales, y tras este periodo abrirá su radio de acción a otros afloramientos. Estamos seguros que las noticias que nos llegarán desde el planeta rojo van a sorprendernos gratamente.

Para ampliar información recomendamos leer el artículo de nuestro colega Gabriel Castilla Cañamero para el nº 157-158 de la revista Astronomía, que podéis descargar aquí: Preguntas que importan. Castilla-Cañamero. G. 2011.

Vídeo de la llegada y trabajo que desarrollará el MSL-Curiosity:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada