3 de octubre de 2012

El lugar de la Geología en la Educación


Recientemente el gobierno de España ha presentado su anteproyecto educativo, y las reacciones no se han hecho esperar. A continuación reproducimos el contenido del post publicado por la AEPECT, comentando el lugar en el que queda la geología en el futuro plan de estudios.

" Como supongo que sabéis, el Ministerio de Educación ha presentado su Anteproyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa" (http://www.educacion.gob.es/horizontales/ministerio/campanas/lomce.html).

En este anteproyecto, aprobado en Consejo de Ministros y que iniciará en breve su trámite parlamentario, se recoge las líneas básicas de la nueva y enésima "reforma-contrarreforma educativa" (se pretende que la nueva norma esté aprobada en enero)

Hay muchos y diversos aspectos de debate y discusión acerca de esta nueva vuelta de tuerca en la educación española, pero aquí vamos a centrarnos en los que se refiere al tratamiento de las ciencias en general y la geología en particular en el nuevo bachillerato que se perfila en el anteproyecto. Y ello, porque las perspectivas son verdaderamente NEFASTAS, como varéis más abajo.

  Como era de esperar, ha cundido la alarma en el seno de asociaciones como AEPECT y otras instituciones y organizaciones educativas y científicas ligadas a la geología y las ciencias de la Tierra que andábamos preocupados con tratar de fomentar la alfabetización científica y el fomento de la geología y las ciencias de la Tierra en la enseñanza (ver la entrada del 12 de marzo en el blog de la AEPECT) y ahora nos enfrentamos a la definitiva muerte anunciada de las enseñanzas de geología en el bachillerato y, consecuentemente en la Universidad.

Recojo las palabras del expresidente de AEPECT, Emilio Pedrinaci en un reciente escrito al respecto, que nos puede servir para enmarcar y definir la situación:

- Como la normativa actualmente vigente, el anteproyecto diferencia tres tipos de materias en el bachillerato: las comunes a las tres modalidades de bachillerato (Artes, Humanidades y ciencias sociales, y Ciencias), las específicas de cada modalidad y las optativas.
- Entre todas las asignaturas comunes (8, que se convierten en 10 en las CCAA con lengua oficial diferente al castellano) NO HAY NI UNA SOLA DE CONTENIDO CIENTÍFICO (hasta ahora solo había una materia de 2-3 horas semanales, esta materia desaparece). Conviene tener en cuenta que estas materias suponen entre el 50 y el 60% del horario lectivo de todo el bachillerato.
- En el bachillerato de ciencias, como ahora, se establecen dos vías: Ciencias e ingeniería, y Ciencias de la salud. Puede que en esta clasificación haya un error del que se derivan consecuencias porque al crear una vía tan específica como "ciencias de la salud" conduce a todas las demás al otro grupo (incluida, no ya Geológicas, sino C. Ambientales e, incluso, Biológicas) sin embargo, el diseño de materias que se hace en esta vía piensa solo en ingenierías y ni siquiera en todas las ingenierías.
- Así, las materias específicas de la vía de Ciencias e ingeniería son, para 1º: Matemáticas I, Física y química, y Dibujo técnico I; para 2º: Matemáticas II, Física, y Dibujo técnico II. Mientras que las de la vía de Ciencias de la salud son, para 1º: Matemáticas I, Física y química, y Biología y geología; para 2º: Matemáticas II, Química, y Biología.
Una distribución de materias de este tipo tiene tres graves consecuencias que, a mi juicio, deben concentrar nuestras reivindicaciones, así como no pocas disfunciones:

- 1ª consecuencia: UN ESTUDIANTE PUEDE FINALIZAR EL BACHILLERATO DE CIENCIAS SIN HABER CURSADO NI UNA SOLA VEZ LA ASINATURA DE BIOLOGÍA Y GEOLOGÍA. No es fácil diseñar un disparate mayor.

- 2ª consecuencia: NINGÚN ESTUDIANTE DEL BACHILLERATO PODRÁ CURSAR UNA ASIGNATURA DE GEOLOGÍA, sencillamente porque no existe, lo que hace que sea la única de las disciplinas científicas clásicas que carece de asignatura específica. Es verdad que esta situación también se da en la normativa actual pero es que la nueva normativa repite todos los errores de la anterior, los amplifica y añade otros nuevos.

- 3ª consecuencia: Un estudiante que quiera hacer (en el supuesto que quede alguno) Ingeniería geológica, Ingeniería de minas, Caminos... accederá a sus estudios universitarios con las nociones de Geología que pudieran quedarle de lo que vio en la secundaria obligatoria.

- ... Y algunas disfunciones, entre otras, que alguien que desee hacer Geológicas o C. Ambientales deba elegir la vía de C. de la salud. ¿Por qué en vez de crear una vía tan específica como la de C. de la salud no se crea en su lugar una más general llamada, por ejemplo, Ciencias de la Vida y de la Tierra? la otra vía podría ser sólo "Ingenierías".

- Las materias optativas no corrigen ninguno de estos errores. Sólo hay una materia optativa por curso que, en todas las modalidades, deberá ser: Segunda lengua extranjera, y Tecnologías de la Información y comunicación para el primer curso y, para 2º, Segunda lengua extranjera. Es verdad que se señala que "Además, los centros podrán ofrecer otras materias optativas" y entre ellas, para el bachillerato de ciencias, figura Ciencias de la Tierra y del medio ambiente (por cierto con Economía, ni siquiera aquí figura Geología) pero esa es la situación que ahora tiene la Geología y bien sabemos por la experiencia de todos estos años que eso supone que apenas se dé en el 1% de los centros.

Este primer escrito en nuestro blog tiene por finalidad extender la información sobre la situación y poner en alerta a todos los que estamos interesados en la enseñanza de la geología por este nuevo y -de confirmarse con la aprobación definitiva de la Ley- tal vez definitivo retroceso de la presencia de la geología y las ciencias de la Tierra en el bachillerato.

Diversas instituciones y organizaciones(entre ellas, evidentemente, AEPECT) y personas están tratando de organizar una respuesta conjunta y coordinada ante esta preocupante situación, de la que trataremos de manteneros informados, con independencia de que os sugiramos que, en la medida de cada cual, hagais lo posible tanto por informar sobre lo que está a punto de ocurrir como por evitar la desaparición de la geología y el retroceso de la ciencia (a pesar de los anuncios grandilocuentes) en los nuevos bachilleratos."

Desde Geosfera consideramos que el conocimiento científico debe ser un pilar clave en la educación general de las sociedades futuras. Si lo que queremos construir son ciudadanos capaces de reconocer su entorno, entender los procesos naturales que nos rodean, explotar sus recursos de forma sostenible, disfrutar de él y protegerlo, este no es el mejor camino para conseguirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada