30 de agosto de 2013

Vacaciones norteñas

Después de las merecidas vacaciones, ya estamos de vuelta para ofreceros un montón de novedades para este nuevo curso escolar y laboral. Con renovadas fuerzas y con un sinfín de novedades, Geosfera retoma la vuelta al trabajo.
Plaza de la Virgen Blanca
Pero antes nos gustaría contaros nuestras experiencias veraniegas por tierras vascas, sin duda, un estupendo destino para viajar y conocer lugares maravillosos.

Original decoración de algunas fachadas
Nuestro recorrido comenzó en Vitoria, ciudad entrañable y acogedora para el visitante. Con un conjunto monumental muy importante, es denominada la "La Ciudad Verde del Norte" por su importante extensión de zonas verdes. Cabe destacar el Parque de Salburua, uno de los humedales continentales más valiosos del País Vasco. El parque puede recorrerse a través de diversos itinerarios que rodean y conectan las lagunas principales. El Centro de Interpretación de Ataria y dos observatorios de aves ayudan a conocer la riqueza natural del lugar y a disfrutar del mismo. Y así hicimos, subidos a esta divertida tandem, toda una experiencia!
Parque de Salburua


De ahí pusimos rumbo a Mendexa, pueblo cercano a Lekeitio, donde nos alojábamos en el precioso hotel (Garazar) que tienen Itxiar e Iñaki. Gracias por cuidarnos tan bien :o)


Playa de Itzurun
Límite K-T
Centro de interpretación de Mutriku
 Al día siguiente, fuimos a Zumaia, pasando por los pueblos de Ondarroa, Mutriku, y Deba. Estos municipios forman parte del Geoparque de la Costa Vasca. Como las páginas de un enorme libro, cientos de láminas rocosas se apilan en estos acantilados, formando lo que se denomina el flysch, una alternacia margas y arcillas con capas de carbonatos y areniscas, que mostrarían alternancia entre momentos tranquilos y turbulentos, de hay que se las denomine turbiditas. Los momentos de más energía corresponderían a avalanchas a favor del talud continental, en el tránsito desde la plataforma marina a zonas oceánicas profundas.
La alternancia de capas blandas y duras, favorece una erosión diferencial característica. Se trata de un referente mundial desde el punto de vista geológico. No solo por la espectacularidad singular de los acantilados, sino porque en ellos se representa, de forma continua, más de 60 Millones de años de la historia de la Tierra, conservando las evidencias de cuatro crisis ambientales. Allí pudimos contemplar una fina capa, de apenas unos centímetros de espesor, que atestigua el paso del Cretácico al Terciario, registrándose una de las mayores catástrofes ecológicas, que causó la extinción de muchos organismos marinos y continentales, entre ellos los Ammonites y Dinosaurios.
Además de la visita a los acantilados, se pueden visitar los siguientes centros:
- Centro de interpretación de los recursos naturales de ALGORRI en Zumaia.
- Centro de interpretación geológica NAUTILUS en el municipio de Mutriku.

Puerto de Getaria y al fondo el Monte de San Antón
Ya por la tarde disfrutamos de la playa de Getaria y degustamos sus pescados a la parrilla, y su vino blanco con denominación de origen (chacolí de Getaria). Es una villa medieval amurallada, localidad natal del marino Juan Sebastián El Cano, el primer hombre que dio la vuelta al mundo. Es fácil, desde su puerto, sentir la llamada aventurera que debió inspirar a El Cano en su juventud.
 El casco urbano de Getaria está ubicado en el tómbolo que enlaza tierra firme con el Monte de San Antón, que hasta el siglo XVI fue una isla. La silueta del monte San Antón se asemeja a un ratón, formando el tómbolo y la localidad de Getaria su cola. Es por ello que el monte San Antón es más conocido con el sobrenombre de El Ratón de Getaria.

Puerto San Juan de Luz
El tercer día nos propusimos llegar hasta Francia, concretamente queríamos visitar el pueblo de San Juan de Luz, que se encuentra muy cerquita de la frontera con Irún. Seguimos la carretera de la costa para ir admirando el paisaje, y recorrer diferentes municipios como Zarauz, Irún, Ondarribia...San Juan de Luz es un pueblo muy turístico, con una enorme playa, en el que pudimos disfrutar de un día soleado, y conocer su casco histórico.



Por la noche de tapas en San Sebastián, qué lujo para el paladar!
Aunque hay que conocer los sitios, si aciertas, puedes degustar auténticas delicias como el kebak de costilla de cerdo en el restaurante Borda Berri (muy recomendable!). San Sebastián, una ciudad señorial, pero moderna, aunque la conocimos en un paseo nocturno, pudimos apreciar el encanto de sus avenidas decimonónicas y su casco medieval.

Árbol de Gernika
Para terminar, el último día de regreso a casa lo hicimos por la zona oeste de la Costa Vasca. Queríamos visitar el estuario de Urdaibai. Es un área natural formada en la desembocadura del río Oka, y cuenta con una gran riqueza ecológica que le ha servido para ser calificada como Reserva de la Biosfera. El mal tiempo nos obligó a cambiar los planes, pero eso nos da la posibilidad de volver para conocer este lugar, y y otro pueblos de la costa como Ea, Elantxobe...

Paramos a comer y pasear por Gernika. Compramos en la Plaza del Mercado algo de queso de la región , mientras chapurreabamos algo de  euskera (Cuánto cuesta? Zenbat da?)Visitamos la Casa de Juntas,y el árbol de Gernika donde se jura el cargo de Lehendakari y de Diputado General de Bizkaia, y admiramos la reprodución del Gernica de Picasso a tamaño natural y realizada con cerámica.

Ha sido un viaje muy interesante, donde hemos podido disfrutar de montaña, playa, buena temperatura, gastronomía y hermosos pueblos y ciudades, repetiremos.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada